Mezquita de Córdoba | Guía, entradas, horarios

Mezquita de Córdoba | Guía, entradas, horarios

INFORMACIÓN SOBRE LA MEZQUITA DE CÓRDOBA

Localización de la Mezquita de Córdoba

Cómo llegar a La Mezquita de Córdoba

Dónde aparcar en La Mezquita de Córdoba

Para aparcar gratis a cinco minutos caminando de  la mezquita de Córdoba, solo tienes que clickar aquí y Google Maps te guiará.

Si por el contrario no te importa pagar, por 18€ el día, justo a cien metros se encuentra el parking Mezquita

Entradas y horarios de la Mezquita de Córdoba

Visita turística de La Mezquita de Córdoba

Lunes- Sábado 10:00-19:00 – Domingos y festivos 8:30-11:30 y 15:00-17:00

Comprar los tickets por internet

  • Adulto 10€
  • Niños (10-14 años) 5€. Menores de 10 años gratis

Visita turística de la Torre del Campanario 2€

Lunes – Sábado 9:30-14:30 (cada 30 minutos)

Las entradas de la Torre del Campanario se compran justo a la entrada de este. Se encuentra en el Patio de los naranjos.

Misas de La Mezquita de Córdoba – Domingos y Festivos a las 12:00 y 13:30.

Cuándo Visitar gratis la Mezquita de Córdoba

Las entradas de la Mezquita de Córdoba puedes conseguirlas gratis entrando de 8:30 a 9:30, salvo Domingos y Festivos.

Visita nocturna de la Mezquita de Córdoba – Horarios, precios y entradas o tickets.

Lunes – Domingo hay dos sesiones: a las 22:00 o 23:30

Los tickets o entradas se pueden comprar por internet o directamente en la taquilla situada en el interior de la Mezquita.

Audiogúia gratis del interior de la  mezquita y de la ciudad al completo.

Si necesitáis audioguías de los monumentos de Córdoba de forma totalmente GRATUITA no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

Si estás de visita en Córdoba no dudes en mirar nuestros variados tours gratuitos, que van desde rutas turísticas para conocer Córdoba hasta los mejores sitios para tapear, pasando por las mejores bodegas de vinos. Los Tours están disponibles en la página de rutas.

 QUÉ VER EN EL INTERIOR DE LA MEZQUITA DE CÓRDOBA

PATIO DE LOS NARANJOS

Entramos en el patio de los naranjos para situarnos al pie de la torre campanario “antiguo alminar de la mezquita”.

Desde este observatorio podemos contemplar toda la amplitud que el patio nos ofrece, incluyendo las galerías y la fachada norte de la que fuera Mezquita Alhama.

ÚNICA EN EL MUNDO, no solo por su inmensa superficie de veinticuatro mil metros cuadrado ni por sus catorce mil columnas o su arquitectura musulmana y evolución.

Os estaréis preguntado ¿Quién construyó la Mezquita de Córdoba?

Cuando la Córdoba dependiente de los califas “La Masiras” necesitó una mezquita, se tomó una parte de la basílica visigoda de San Vicente, que, por estar sumamente próxima al palacio de Los Emires, la aprovecharon para usarla como templo musulmán.

Más tarde España fue conquistada por un príncipe omeya, Abderramán. Después de un éxodo por el norte de África formó un ejército con el que derrotó a “ Los Apasiras “ que gobernaban la península ibérica, declarándose emir independiente y manteniendo a Córdoba como La Capital de Al-Handalus, donde mandó construir un palacio a las afueras de Córdoba un palacio igual a aquel, en Damasco.

PRIMERA PARTE DE LA MEZQUITA – ARCOS DE LA MEZQUITA

Nos situamos al principio de la nave central, para estudiar su arquitectura.

En la primera línea de arcos, que estos son de herradura, de ascendencia netamente visigoda y la superior, la componen arcos de medio punto que se utilizaron para darle altura y resistencia al conjunto, así facilita la iluminación del a través de los arcos abiertos que dan al patio.

Todos estos arcos están compuestos por novelas trabajadas en piedra y ladrillo para aligerar más la obra.

En los tejados de la mezquita se construyeron una serie de canales para recoger el agua de la lluvia y llevarla directamente al patio o a las calles.

Seguimos nuestra visita caminando por la nave principal, en la que subiremos una pequeña rampa, antes del cerramiento de la primera planta.

Esta pequeña subida es debida al cambio del suelo de mármol, ya que en sus inicios era de terrizo.

PRIMERA AMPLIACIÓN DE LA MEZQUITA  DE CÓRDOBA – ABDERRAMAN II

Continuamos con nuestra visita por el interior de la mezquita. La primera ampliación, ordenada por Abderraman II, comenzada en el año 833, se debió al aumento de fieles que asistían a la mezquita.

Es la parte más castigada del templo musulmán.

Para esta ampliación se agregaron once naves más y unas setenta columnas con cabida para unos siete mil fieles más.

Volvemos a la nave central, para llegar El Muro de Cerramiento o Quiblad de la primera ampliación del templo.

Llegamos al Quiblad dejándonos observar en su parte derecha los grandes arcos que comunican la primera parte con la segunda ampliación.

Segunda ampliación de la mezquita. Controversia, curiosidad y explicación de la orientación de la Quibla

Desde el lugar en el que estamos situados vemos un gran arco y portada de mármoles azules y a continuación comenzamos a admirar la maravilla que nos ofrece el arte califal llevado acabo por Al hakam II.

CURIOSIDAD SOBRE LA QUIBLA

La historia nos cuenta que el califal al dar la orden y comenzar los trabajos, surgió una disputa sobre la colocación de la Quibla, ( esta debe servir para indicar al orante la dirección hacia la ciudad sagrada de La Meca).

Pues en las dos primeras partes estaba mal orientada y el califa pretendió rectificarla orientando bien el mirhrab.

Los arquitectos se inclinaban a mantenerla orientada hacia el medio día con el fin de no alterar la regularidad y simetría del edificio y los astrónomos abogaban por rectificarla, hasta que el piadoso alfaquin le dio la razón a los primeros manteniendo la cultura y orientación tradicional.

EL MIHRAB DE LA MEZQUITA DE CÓRDOBA

En el año 922 comienza la segunda ampliación de la mezquita, construyendo once naves más orientadas hacia medio día.

En la entrada vemos un extraordinario lucernario cuyas fuertes nervaduras de piedra sobre las que se alzan pequeñas bóvedas que forman el conjunto, al igual que los arcos que abren con amplitud en su entrecruzamiento.

Las columnas de esta ampliación están alternadas en mármol azul y rojo para no alterar la polinómica de las anteriores construcciones.

LA OBRA MÁS DESTACADA DE LA SEGUNDA AMPLIACIÓN ES EL MIHRAB

Situada en el muro de la quibla y que en toda mezquita debería servir para indicar al orante la dirección hacia la ciudad sagrada de La Meca

TERCERA AMPLIACIÓN – ALMANZOR

Al salir del Mihrab, vemos la última parte de la ampliación ordenada por Almanzor, que, a partir de los muros de cerramiento de la parte central, mandó construir ocho naves más ampliando el patio para las abluciones.

LEYENDA DE ALMANZOR – CÓMO CONSIGUIÓ TERMINAR LA ÚLTIMA AMPLIACIÓN SIN PERJUDICAR A LA NOBLE VIEJECITA

Cuando Almanzor se disponía a realizar la ampliación de la Mezquita, se dice que fue comprando unas veces y expropiando otras, todo el terreno que necesitaba para dicha ampliación.

Aunque fue a tropezar con una casita de una viejecita, esta, cuidaba de ella como si fuese su más preciado tesoro, cuidando de su patio que tenía lleno de macetas y de flores, con una gran palmera en el centro del edifico llenándolo de frescas sombras en las tardes más calurosas de verano.

Cuando los esbirros de Almanzor llegaron a disponer a la viejecita en la calle, con todos sus enseres, no contaron con la respuesta que la casi centenaria les dio:

 “llegad hasta el gran Almanzor, que puede disponer de mi vida, contadle que las generaciones de mis antepasados han visto en el trascurso de los siglos desde que llegaron desde tierras del Yemen como esta palmera crecía hasta alcanzar la altura que hoy tiene.

Volved y decidle que soy la única guardiana de este legado que me hicieron.

Al llegar la historia a Almanzor, este ni dijo ni hizo nada, aunque al año, acompañado de su séquito se detuvo en la puerta del patio de la abuelita, hasta donde esta había salido, al oír el estruendo de la caballería.

Cuando Almanzor la vio, una sonrisa de admiración inundó su cara y apeándose del caballo, la saludó muy cortésmente invitándole a que le acompañase a visitar una casa próxima.

Al llegar a esta casa la abuelita le dijo a Almanzor.

-Pero mi señor, si estamos de nuevo en mi patio.

-Almanzor dijo, no, esta no es tu casa, es lo que el sumo creador ha querido que haga para ti.

La historia nos dice que la abuelita aceptó el cambio y Almanzor pudo continuar con la ampliación.

Por último, si vas a venir a Córdoba, ofrecemos audioguías totalmente gratuitas vía móvil clickando aquí

Entra en Smartour.org para descubrir las mejores rutas de la ciudad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *